9 de enero de 2012

El Jardín de la Señora Murakami


Diciembre 24 y el portero me entrega un regalo que dejaron en portería: un libro titulado EL JARDIN DE LA SEÑORA MURAKAMI. Sonreí porque todo lo que se relaciona con Japón me encanta y acababa de hablar por Skype con mi prima que precisamente estaba pasando navidad en Yokohama cerca a Tokio.
Me acomodé muy tranquila a saborear una taza de té con galleticas navideñas y de paso saborear también el regalo. No me levanté hasta que terminé, me sentía en el telar donde aprendí que la urdimbre es infinita y la trama es la medida que da el ancho de la tela, así es este libro un telar donde los hilos van tejiendo con prosa sencilla un tejido complicado de textura fina y llamativa. Las descripciones  son minuciosas y precisas, cada detalle es estudiado, la ropa, los sentimientos, la cultura. Me gustan los libros cortos que tejen y tejen y no permiten que te levantes,  al terminar me quedé un buen rato mirando la pared,  quería seguir leyendo, creo que Mario Bellatin nos jugó una inocentada y terminó esta obra ahí, justo donde el lector quiere seguir saboreando. La urdimbre se cortó de plano dejando la trama corta y una tela sólo para hacer una blusa, me faltó la falda.

3 comentarios:

  1. Anónimo9:12 p.m.

    Yo quiero leerlo. Me llama la atención ya que siempre he dicho que la vida es una colcha de retazos que se teje día a día. Muy bonito el articulo.
    Besos

    Misia Esther

    ResponderEliminar
  2. Mareña: Me gustó mucho este comentario, Muy poético !
    Felicitaciones,
    Gloria

    ResponderEliminar
  3. creo que el artículo tejió, tejió y tejió ganas de leerlo.....

    ResponderEliminar