15 de noviembre de 2010

Las alegres Comadres de Windsor


 Aquí no hay ningún Falstaff, ni ninguna Ana, sólo Yoli y Mareña, cuando escucho la palabra consuegra no sé por qué me da risa y me viene a la memoria  Las alegres comadres de Windsor,  será la musicalidad del título que lo puedo cambiar por: Las alegres consuegras de Cali

Mi amiga María del Socorro me dice: La vida es muy linda y le va diciendo qué hacer, la verdad nunca le había parado bolas a esto porque siempre hice lo contrario a lo que me decía;  pero es cierto, tal vez la edad madura lo hace a uno cambiar en muchas cosas, se vuelve más tranquilo, ya no busca pelear (mi gente se debe estar riendo) se hace la  pregunta típica de esta etapa ¿Qué he hice con mi vida?  Ya me siento por encima del bien y del mal, disfruto una marranita, una pizza, un vinito, una buena invitación (al otro día no como, sigo siendo vanidosa)

¿Qué hice con mi vida? Cometí errores, soy humana, aunque siempre pensé que era la mujer maravilla, pero en este mi presente bello tengo un cargo muy importante: Ser guardaespalda de mi consuegra, bueno Marcela prefiere el cargo de paparazzi, porque no dejo mi cámara de bolsillo por nada del mundo. Yolanda Delgado de Tenorio  es mi consuegra y se ha convertido en mi mecenas podría perfectamente llamarse: Yolanda de Médicis porque ayuda a todo el que se le aparece por delante.

Cuando comencé esta entrada tenía en mente otra cosa totalmente diferente, quería hacerla jocosa, con un aire de burla sobre situaciones o anécdotas pero fue tomando un tono serio, no puedo reirme de alguien que  tiene un lugar acreditado en el campo de la poesía en el Valle del Cauca.  Ahora soy su guardaespalda y paparazzi y quiero participarles que por el apoyo de ella estoy haciendo mis pinitos en la escritura, esta pasión no es por la vejez, desde mi juventud la llevo muy arraigada, la dejé porque le di prioridad a otras cosas pero ahora la vida me puso a Yolanda y a un grupo de personas maravillosas que me están "destrozando" mis cuentos para poder mostrar algo bueno y el mejor apoyo: mi familia.

Mi primer intento fue escribir este blog  como digo siempre: para algunos es soso para mi es maravilloso, puedo decir lo que pienso y tengo amigos fieles que lo leen y lo alimentan con sus comentarios.

Les dejo estos enlances pero aclaro: Yoli me lleva años luz en este camino, yo acabo de empezar y es cuando logro una sonrisa imaginándome el título de una obra:










6 comentarios:

  1. Anónimo2:01 p.m.

    Hola Mareña!
    Paso a reportar sintonia. Siempre leo todo lo que publicas, asi no lo comente (a mi la vejez me esta dando por conectarme menos a internet! jajaja).
    Un abrazo y saludos a la familia, a ver cuando se dejan ver.
    Saludos de Andrea tambien
    Mauricio Jaimes

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:34 p.m.

    No esas comadres si son muy lindas, generosas y buenas amigas.
    Mi Dios las conserve
    Gratitud y Bendiciones
    Angelarosa

    ResponderEliminar
  3. Cuando nazca el primer bebé ese titulo va a cambiar...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:54 p.m.

    Maria Eugenia:

    Jurao que si la cansona de la Zulema entra a tu blog, no nos dice las alegres comadres

    si no que nos parecemos a ..................

    TOLA Y MARUJA.......JJAJAJAJAJ

    Me encantó tu blog. Lástima que yo no se dejar mensajes alli para que los

    publiques.

    Que sea entonces este el momento para unirnos más en el bello camino de las

    letras. Quizás lo importante en el infinito no era el encuentro de nuestros hijos

    sino el encuentro de las dos.

    Un abrazo

    Yolanda

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:49 a.m.

    Amiga se me hizo un nudo en la garganta leyendo tu artículo, te sentí escribiendo con el alma plena, me conmovió muchísimo esta buena amistad con Yolanda, ya lo había percibido, pero esta vez me impactó aún más, me emociona tanto saber sobre estas cosas buenas en tu vida, me siento como en esas peliculas rosa que uno se emociona y vibra con lo bueno que le ocurre a la protagonista.

    Me parece maravillosamente increíble que precisamente esta linda amistad sea con tu consuegra, me parece una bendición tan especial para todos ustedes, imagino la paz y alegria que deben sentir Andrés David y Marcela al ver a sus queridas madres contentas, acompañadas, apoyadas, unidas disfrutando la vida y creciendo juntas.

    Recibe un abrazote lleno de carinño, admiración y muchas bendiciones,

    TQM

    Ma del Socorro.

    ResponderEliminar
  6. ¡Y cómo escribe!

    La poesía conque ganó en la UAO es tan excitante que ni una impúdica adolescente la podría escribir... y yo creo que ni vivir...

    ¡Felicitaciones a las dos!

    ¿Podría decirse que son como Tola y Maruja, pero en la literatura?

    ResponderEliminar