15 de junio de 2009

Mi viaje a Chile

Al entrar en la Casa Neruda en Isla Negra, mis pensamientos que estaban en fila, ordenaditos como soldados, se despalomaron y se volvieron locos, bueno así es la casa de Neruda, pero al entrar allí como dice Eduardo Galeano, se siente la presencia de él. En silencio tomé vino, en copas de colores, esperando que él no sirviera en copas transparentes, en silencio le dije que me gustaba su colección de caracoles, sus diseños, sus texturas, en silencio le dije que era como chifloreto y en silencio salí de allí, muda, sin ganas de hablar porque si hablaba mis pensamientos que se estaban convirtiendo en recuerdos se iban a ir y yo no quería.
A través del viaje fui acumulando imágenes, imágenes que son mías, si alguien se acerca con el ánimo de robarlas no podrán, son mías, podrán robar mi reloj, mi bolso pero esas imágenes..nunca y se irán conmigo hasta la eternidad.

Fueron muchos sitios recorridos gracias a la "guía turística" que teníamos y lo mejor no nos cobró nada, hasta parecía nuestra mamá: cuando estén en las Artesanías, no hablen con las gitanas, cuidado al pasar la calle, cuidado con... no hablen con extraños ( estoy exagerando) y qué decir de la primera vez que montamos en metro solitos, mi hijo devolvió su cassette (o caset?) y retomó la inquietud que siente uno de papá cuando los empieza a soltar : DIVINOS!!!!

Me encantó el metro, la limpieza de la ciudad, el respeto por el peatón, la ESTATUA DE CONDORITO, el dulce de castañas, las empanadas chilenas de pino, las sopaipillas, el pisco sour que nos daban en todos los restaurantes y el famoso vino chileno...y esa cordillera, cordillera de los Andes, cada día vistiéndose de blanco, cual novia elaborando su traje (haber estado en Isla Negra me hará decir esto?) salía todas las mañanas en pijama, sin importar el frío con un taza de café colombiano y admiraba, admiraba cada milímetro del paisaje.

El centro fue extraño, no oía, yo sólo percibía murmullos y me dí cuenta que no escuchaba aquellos sonidos típicos nuestros: "Todo a mil a mil a mil, madrecita llévelos que son muy baratos, uno a 200 tres por 500" y la música de fondo en los almacenes, eso no lo oí, bueno vi bailar a los dueños invitando a entrar al almacén a comprar (jajajaja no mentiras, mi hijo me entiende) pero me gustó eso: el silencio.

Los Monumentos Nacionales, extraordinarios, La Casa Moneda, la Catedral, Plaza de Armas, la Biblioteca Nacional, Museo de Bellas Artes, la Universidad Católica (central) la arquitectura de todos maravillosa; los cerros de Santa Lucía (Huelén) San Cristóbal, artesanías en Pueblo Dominico y Bellavista, en las artesanías Santa Lucía compré aretes con piedritas de lapizlázuli elaborados a mano por los indígenas mapuche, muy lindos...mmm me faltaba el Museo RALLI "que te dijera, es una cosa, cómo les explico...." (palabras de Marce) bueno es impactante que al entrar los guardas te digan: Bienvenidos al Museo, PUEDEN tomar todas las fotos que quieran, demorarse, faltó decir están en su casa. La peluquería Francesa y el restaurante un sitio exquisito, para entrar al baño hay que abrir un armario, la machera, me sentí en Narnia; ahh me faltaba Entre duendes y Hadas en Providencia, charlamos bastante con mi nueva amiga Macarena, como es obvio sobre DUENDES.

Cada sitio tiene su encanto como el Mercado Central, allí vi bailar cuenca en vivo y en directo, vi cómo saboreaban las machas con queso parmesano, caldo de congrio, choritos, berberechos, loco, piure (por lo menos el Amor disfrutó bastante) muchas frutas como el pepino dulces, las clementinas (mandarinas pequeñitas y muy dulces) por cierto las llamé beatrices por equivocación, muuucha palta (aguacate) pero antes de entrar allí, sale al encuentro un personaje simpático y me dice: Déme pa´un kilo de marigüana y una garrafa: "dama yo a usted la conozco desde siempre" (nooo, no le dí nada, sólo una sonrisa)


Qué más gastronomía recuerdo? pebre, pastel de choclo, carne plateada (deliciosa, tiernita) un churrasco ( que no es churrasco, simplemente carne asada, delgada) marraquetas, queques, vino navegado, bistec a lo pobre, chorrillanas en Valparaíso, un puerto muy bello, bohemio, lleno de color donde pintores han regalado su obra y la han plasmado en las paredes, utilizan ascensores como medio de transporte (me acordé del mío, que uso para subir la correspondencia) emocionante ver los barcos de diferentes partes del mundo, todo esto es Valparaíso y qué decir de Viña del Mar, emoción suprema, éxtasis total, vimos un atardecer de ensueño y una mojada.....en aguas del Pacífico sólo por querer meter un pie en el mar...perdón océano.


Como la película, Lo bueno lo malo y lo feo, Santiago tiene estas tres cosas, lo bueno ya lo dije, lo malo fue el acontecimiento de un restaurante subiendo al cajón del Maipo, Trattoria...(dar click) lo feo lo dejo en mi corazón como reserva del sumario. Muchos sitios, pequeños, grandes, medianos, todo está registrado en mi memoria y quiero recalcar que para hacer esta entrada me limité a mis apuntes, no entré para nada a "la internet" lo que quiere decir que mis guías turísticos cumplieron la tarea.

Me encantó haber estado en una exposición de Violeta Parra, quien fue en mis años de adolescente inspiración, edad en la que uno quiere cambiar el mundo, ahora transcribo uno de los temas más conocido de ella:

Gracias a la vida que me ha dado tanto. Me ha dado la risa y me ha dado el llanto. Así yo distingo dicha de quebranto, los dos materiales que forman mi canto, y el canto de ustedes que es el mismo canto y el canto de todos, que es mi propio canto.

Y GRACIAS A TODOS LOS QUE NOS APOYARON EN ESTE SUEÑO...




Atardecer casa de Andrés David y Marce en Pirque




        



Casa de Neruda Isla Negra










Museo de Bellas Artes    Casa La Moneda





Cerro San Cristóbal    Mall  Americo Vespucio








Estación del Metro  Cerro Santa Lucía




Peluquería Francesa    






Mercado Central





Viña del Mar




  
Valparaíso



Museo Ralli 
La Chascona (casa de Neruda en Santiago)




Cajón del Maipo


Casa de JuCa con Claudia y Jorge











Condorito  Macarena y sus duendes 











Feliz Aniversario

14 comentarios:

  1. Si madre, ya sé que el museo es algo impresionante [los demás: ese día no pude acompañarlos].

    Me alegra que hayan sido felices; que hayan visto, olido, comido, tocado y oído (o no oído) todo lo que querían; que hayan estado con nosotros esas tres semanas tan hermosas.

    Acá dejaron un hoyito que se llena (más o menos) con los recuerdos. Ada sigue llegando en las mañanas a oler la puerta de su habitación a ver si salen.

    Besos, muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Querida, de verdad fue un viaje muy lindo, que bueno que lo pasaron bien. Y qué decir de los guías... no les faltó nada. Lamentamos no haber estado más presentes... pero se los esperó en su momneto. Nos vemos pronto, en Santiago o en Santiago de Cali...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué lindo es leer tu viaje a través del entusiasmo que se nota en la escritura.
    Es como haberte acompañado a descubrir Chile. Si supieras... yo lo tengo al lado y aún no lo conozco. Es una materia pendiente...
    Con esto que cuentas, me animas a cruzar la cordillera y visitar ese país. Quizá le haga caso a mi prima y la acompañe alguna vez que vaya.
    Me encantó tu relato. Y me alegra que hayan disfrutado de los chicos y de todo lo que los rodea.
    Para la próxima, anímense y vengan a Buenos Aires.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La foto de Condorito, de tu nombre en la arena y del beso en la montaña nevada, dan testimonio de las imágenes que tienes grabadas en tu mente y en tu corazón.

    Qué alegría se siente y sientes por el viaje. ¡Que se repita!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:27 p.m.

    LEI TU MENSAJE TE FELICITO MUY BUENAS FOTOS ESPERO VERLAS CUANDO ESTE EN CALI ESPERO QUE EN DOS SEMANAS ESTARE ALLI. UN ABRAZO A ANDRES Y NUEVAMENTE FELICITACIONES POR ESE VIAJE ES REALMENTE MARAVILLOSO.

    SALUDOS

    CLAUDIA CORDOBA DE ALONSO

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:20 p.m.

    QUE BELLEZA TODO, TODO! LOS FELICITO! ABRAZO GRANDE, MYRIAM

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:22 p.m.

    Hola Maria Eugenia, gracias por compartir esa experiencia tan maravillosa que viviste en compania de tu esposo y de tu hijo, por los que muestras, disfrutaste y los gozaste al maximo, de eso se trataba no? Te felicito porque Dios te haya dado esa bella oportunidad de disfrutar de las cosas maravillosas que El ha hecho, comparto contigo esa dicha y ojala Dios permita que se te sigan presentado esas oportunidades nuevamente, un abrazo, quien te estima enormemente, elizabeth

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5:11 p.m.

    HOLA María Eugenia, que rico que estés feliz perdona la demora , ya que estuve con el computador un poco malo , ya están las hadas, quedaron maravillosas , para la próxima a ver si te puedes llevar una... un beso y ojala que estemos siempre en contacto

    macarena

    Entre Duendes y hadas

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:18 p.m.

    Hola Maru,Espectacular el blog... He querido bajar ya que estoy mejor de la gripa pero no te he encontrado u cuando te siento soy yo la que no me quiero ni mover. Adivina que nombre le pondremos a la nena? La cesarea quedó programada para el 29 de éste mes... si la nena no dispone de otra cosa. Que rico tu viaje, sobre todo porque se ve que lo disfrutaste al máximo, !bien merecido¡

    Un abrazo Lili

    ResponderEliminar
  10. Anónimo12:49 p.m.

    Mareña, muy bueno su relato, muy emotivo, de mucha sensibilidad y sentimiento.

    José David

    ResponderEliminar
  11. pues te felicito por semejante paseote que te diste...estoy segura que fue mas que merecido!!!
    bienvenida por el ciber espacio. se te extrañaba

    ResponderEliminar
  12. no había visto la última foto (la del beso), sin duda alguna es la más linda de todas!!!
    te felicito, fue una hermosa experiencia!!

    ResponderEliminar
  13. Qué rico tu viaje y muy fresco el texto, me encantó.
    Ya me dan ganas de llegar allí.
    Un abrazo,
    Ana María

    ResponderEliminar
  14. ¡Pero qué bonito Mareña! No sé cuál será el truco de los relatos de viajes, pero estoy segura de que guardan en ellos la magia que los inspiró. Lo único malo fue que me dio hambre después de leer este desfile gastronómico. :P
    Estoy de acuerdo contigo, a mí que me regalen viajes, ropa qué.

    ResponderEliminar