19 de septiembre de 2008

En vos confiamos....

Leyendo la entrada de Apoloduvalis específicamente donde dice: o es que nos están acabando la libertad de expresión? un sentimiento bastante fuerte se apodera de mí cuando un periódico muy reconocido a nivel nacional, extractó hasta el límte un texto mío ( no soy escritora, ni comunicadora, simplemente me expreso y eso fue lo que me pidieron) sé, que siempre están corriendo para cerrar edición pero no es justo que se altere el estilo de una persona; la guerra del centavo en los periódicos, como en los buses? en su afán de tener más, no ven la calidad. Si el editor me pide que recorte el texto, lo hago siguiendo mis parámetros, mi lenguaje, mi estilo, pero no me parece profesional lo que hacen, fuera de eso la firma no es la que uso, adoro el titulo con que nacíí: Alonso, pero adoro mi título de nobleza, el que adquirí hace 33 años... de Aparicio y así firmo desde entonces, nadie me puede obligar a no usarlo, me encanta. La foto llevaba una nota donde decía que los vecinos teníamos que hacer colecta para limpiar el lote, en ese momento lo estaban cortando, no salió nada y el lote salió limpio, ya cortado...no con los tres metros de selva amazónica.

Este es el texto original:

Todos los seres humanos hemos confiado en alguien, digo hemos porque yo soy un ser humano como cualquier otro, un ser vivo que puede ser un campesino (esto lo dice un juego de mesa, no son mis palabras) que a medida que vamos creciendo nos apoyamos en alguien: la mamá, el papá, los abuelos, tíos, más adelante los novios, el esposo, los tinieblos en fin, la idea es que tenemos un modelo para seguir y para confiar.

Pero este cuento no se apoya en el entorno familiar, confiamos en nuestros líderes, nuestros concejales, alcaldes o entidades que se suponen ayudan a la comunidad y hasta ahora no tenemos ese modelo en este sector. En el barrio donde vivo, estrato 4, comuna 19, hay un lote donde el pasto crece como si creyera que está en la selva amazónica, supera los tres metros de altura y como la naturaleza es tan sabia, se convierte en un ecosistema, donde proliferan las culebras, las ranas que con su dulce canto no dejan dormir, los zancudos y no cualquier zancudo, son tan fuertes y bien alimentados que llegan a los pisos altos de los edificios, cualquiera diría que allá no llegan porque están mamados de volar, pero llegan a los pisos altos y pican que dan gusto; hay ratas y de las dos clases, las de cuatro patas y las de dos. No se sabe cuál de las dos es peor, si las ratas y chuchas que se pasean como un día festivo en el parque y se dirigen a nuestro condominio. No contentas con asustar al transeúnte desprevenido, se agarran de los anjeos, asustando a los pobres residentes del primer piso, temiendo que rompan la malla y se metan a la cuna de los bebés; o las ratas de dos patas como dice la canción que se escabullen entre la maleza como cualquier animal salvaje esperando su presa, no sólo de noche, al mediodía, en la mañana, tarde, ellos no tienen horario ni fecha en el calendario para despojarnos de celulares, bolsos, maletines, portátiles y de nuestra dignidad, algunas veces hasta violaciones han visto esos pastos y qué decir de los amigos del vicio, es un sitio de reunión para hacer sus negocios.

Ahora cierro mi círculo con la introducción, como buenos ciudadanos que somos, confiamos en nuestras autoridades competentes, cuáles competentes? hemos pedido la ayuda a cuanto ser vivo trabaje en cargos relacionados con este tema: Dagma, policía, Acción Comunal, derechos de petición, la alcaldía. El propio alcalde encargado Sabas Ramiro Tafur Reyes por medio de un programa de televisión D3 equipo periodístico, (Junio 14 de 2007) escuchó mi queja y se comprometió ante toda la audiencia de ese mediodía a solucionar el problema del lote, lo estamos esperando, como esperando estamos a cualquier buen ciudadano que tenga palanca y nos pueda solucionar este problema que tenemos los residentes de este sector, el dueño nunca ha aparecido, o los dueños, nadie sabe de ellos, lo único que pedimos es que dejen el lote sin maleza para poder utilizar el campo y hacer deporte, que los niños jueguen, los adultos tengan un sitio para caminar, además no es justo que los condominios vecinos, nos tengamos que meter la mano al dril para cortar la selva, mientras los invisibles dueños y la autoridad competente de recibir estas quejas, estén felices y rascando quién sabe qué, mientras tanto tenemos que salir con una buena dosis de fortaleza y una buena dosis de valeriana para los nervios.

Este es el original que me enviaron y publicaron:

Vivo en el barrio El Refigio, que pertenece a la comuna 19. En este lugar hay un lote donde el pasto crece hasta tres metros de altura. Para nuestra desgracia, como la naturaleza es tan sabia, este espacio termina siempre convirtiendose en un ecosistema, donde proliferan las culebras, las ranas que con su croar no deja dormir; los zancudos que, aunque usted no lo crea, alcanzan a llegan con su vuelo a los pisos altos de los edificios. También habitan en el ecosistema ratas, pero las hay de dos clases, las de cuatro patas y las de dos. La verdad uno ya no se sabe cuál de las dos es peor. El gran problema con las bipedas es que son mezquinas y se escabullen a todas horas entre la maleza, como cualquier animal salvaje esperando su presa. La verdad ellos no tienen horario ni fecha en el calendario para despojarnos sin reparo algúno de celulares, bolsos, maletines, portátiles y en ocaciones hasta de nuestra dignidad, por que para nuestro desconsuelo, hasta violaciones se han presentado. Sin mencionar algunas reuniones de los amigos del vicio que encuentran en este espacio un lugar apropiado para realizar sus negocios sin que nadie los moleste. Como buenos ciudadanos hemos confiado en nuestras autoridades que, la verdad no han sido nada competentes, a la hora de solucionar el problema que no ha aquejado por más de 20 años. la pregunta es ¿ si no es ellos a quienes debemos acudir, entonces, a donde? Maria Eugenia Alonso

3 comentarios:

  1. Huy, este caso sí que está peor. Yo me estaba quejando porque en ese mismo periódico me publicaron un artículo donde cambiaron el número "15.000" por la palabra "quince" (ojo, no "quincemil", sino sólo "quince"), pero es que en tu caso EL TEXTO ES COMPLETAMENTE DIFERENTE.

    Lo más grave del asunto es que si el texto aparece firmado con tu nombre, es a ti a quien van a hacer responsable y no al redactor que se inspiró en tu texto para escribir su nota de la nada. Pero bueno, al menos tuvimos la oportunidad de leer tu texto original. Aunque da muchas vueltas al principio, es mucho más agradable de leer que lo que publicaron.

    ResponderEliminar
  2. Mareña, son unos malditos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:14 p.m.

    JUEPUCHA!
    Vale la pena decir que prensa es!
    Esto es demandable si tienes el escrito original. Un abogado aún sin experiencia te saca esto aduciendo robo a propiedad intelectual, abuso de confianza si son conocidos, etc etc.

    Llámalos y asústalos!

    ResponderEliminar