1 de abril de 2013

NOTARIA 69

-    - Notaría 69 buenos días
-     -  Buenos días señorita, estoy llamando  desde CALI con quién hablo?
-      - Con Claudia en qué le puedo servir?
-      -Gracias hablas con María Eugenia de Aparicio, mira ustedes tienen servicio a domicilio para personas discapacitadas?
-      - Un momento la comunico con la persona encargada de domicilios.

 
-      - Buenos días.
-      - Buenos días con quién hablo?
-      - María Helena
-      - Gracias María Helena hablas con María Eugenia de Aparicio, estoy llamando desde CALI y quisiera saber si ustedes tienen servicio a domicilio para personas discapacitadas?
-       -Sí señora para qué es el servicio?
-      - Para darle poder al abogado y hacer la sucesión de mi papá, mis hermanos ya hicieron esa diligencia sólo falta mi mamá que es discapacitada, cuéntame cuál es procedimiento a seguir?
-       -Para cuándo necesita el servicio?
-       -Yo viajo el martes a las 8 de la mañana
-       -Hay cita a las 9 y después de la 1
-       -A la una porque precisamente a las 9 estaría llegando al aeropuerto.
-       -Doña  María Eugenia queda entonces la cita para el martes 26 a la una, quien recogería al funcionario?
-       -Hay que recogerlo?
-     -Si, usted viene a la una lo recoge, lo lleva al sitio donde se encuentra la persona que va a firmar, él hace el servicio y usted lo vuelve a traer.
-       -A listo María Helena entonces quedamos así.
-       -Me puede dar el nombre del notario por favor.
-       -La notaria se llama fulana de tal

(Nótese que en ningún momento me dijo lleve los papeles, uno asume que si el funcionario va al domicilio, los papeles están en la casa con la persona que va a firmar) Día de la cita se contrató una persona para el transporte y se le pagaba por horas, llegué del aeropuerto hubo algunos percances y a las 12 y cuarto estaba frente a la notaría, pensé a lo mejor me atienden antes.  Abrían a la una, claro los funcionarios tienen derecho a almorzar, por supuesto. En fin esperé entre el taxi con un calor infernal en Bogotá, me habían dicho que estaba haciendo un frío espantoso y yo estaba metida entre un sueter de cuello alto, jeans gruesos y botas. A la una pregunté por mi cita. Me atendieron muy bien, sí señora, la estábamos esperando, María Helena muy servicial, llegó el funcionario, se puso el saco para acompañarme y me hace la pregunta de la discordia:
- 
-      - Trae los papeles para mostrárselos a la doctora? Y la cédula de su mamá? 

Miré a María H y ella abre los ojos y dice: yo le dije que tenía que traerlos. La sangre me subió a la cabeza, respiré y le dije: nunca me dijiste que trajera los documentos.
- Claro que sí le dije porque la doctora tiene que verificar primero los documentos, darle el visto bueno para que el funcionario vaya con usted, luego usted debe volver con el funcionario y los documentos firmados para que la doctora vuelva a verificar y firme. (Se parece al enunciado tan amable que sostuve dos semanas antes desde Cali?)  Por favor colabórame, el funcionario la miraba y ella: no se puede, no se puede.

-       -Yo hablo con la notaria!
-       -No señora es que sin los documentos ella no accede.

Después de rogar 10 minutos, digo bueno voy por los papeles y usted me espera?  le dije al funcionario.
-       - Sí señora yo la espero, vaya tranquila

-       Hija por favor baja a la portería con el folder tal y la cédula, paso ya  a recogerlos.
Volví a la notaría sudando, mientras mi madre me esperaba con suculento almuerzo de bienvenida y ya eran las dos de la tarde.

-     - Mira María H ya tengo los documentos. 

Esta mujer quiso que se la tragara la tierra, me miraba con ojos de ¡Pobre señora! 
- Es que la doctora envió al funcionario a otro servicio.

Me senté, pasé la mano por la cara y le dije, no entiendo, me bajo del avión después de una cita puesta dos semanas antes, espero casi una hora, me devuelvo por los papeles  me sales con esto? No hay otro funcionario? 

La pobre se sentía como un cu…Voy a llamar a Marcela, ella también puede. Llamó a todas las extensiones para localizar a la tal Marcela, nadie daba razón de ella mientras tanto el tiempo, el hambre, la frustración y la ira estaban concentradas en este cuerpecito. María H contaba mi historia en voz baja a todas las personas que contestaban y ninguna resolvía nada. Pedí hablar con la doctora, las lágrimas a punto de reventar de la piedra que llevaba.

-       -Doctora vengo a poner una queja y cuento mi historia de nuevo.
-       -Tranquila todo tiene solución, muéstreme los documentos.
Por fin una persona sabia, por algo está allí en ese puesto.
-       - Fulana donde está sutana? Dice la doctora
-    - No está y no hay nadie que pueda hacer ese domicilio, reprograme la cita para la otra semana.
-    - Doctora por favor es semana santa y yo tengo que devolverme para Cali, ayúdeme por favor.
-No  se puede hacer nada, además no entiendo por qué tal y tal cosa y tal y Pascual, ya  se metió en mi rancho con lo que estaba insinuando.

Miré a la sabia e inteligente doctora le dije que era problema mío, que era una falta de respeto lo que estaba haciendo y otras cosas que gritaba en medio de la notaría, tomé los documentos y llegué al almuerzo de bienvenida a las 3 de la tarde, le pagué al señor del carro por conversar conmigo esas horas.

Todavía me pregunto la sabia e inteligente doctora habría podido solucionar el impase?
En fin pasé unos días de maravilla pero me quedó el sabor de la impotencia.


4 comentarios:

  1. ¿Qué dijo doña notaria? ¿Qué fue lo que insinuó?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. habló mal de mis hermanos del por qué no lo hacían ellos y me molestó la manera como lo dijo.

      Eliminar
  2. O sea, en la Notaría no saben dar información, no saben cumplir las citas, las incumplen, y los funcionarios se pierden y más encima la regañan a Su Merced por querer hacer las cosas bien. Qué descaro. Claro que era culpa de la notaría. Mejor dicho es culpa siempre de esas oficinas en que nunca te dicen qué papeles tienes que llevar ni nunca te dan los datos correctos y siempre llenan mal los papeles y tienes que regresar tres y cuatro veces.
    La ineptitud rampante en Colombia. Así es en notarías, oficinas de servicios y demás...
    Bueno y ya me desahogué.--
    Que tengamos un lindo día sin tener que hacer vueltas aburridoras.

    ResponderEliminar